miércoles, 23 de abril de 2014

Pequeña imagen


Pequeña imagen:

Un zorro de barro oculto
en un arbusto rojo
con la ferocidad del estreno,
todavía
su saliva es la llave secreta de los rincones negros.
Un zorro de barro
camina por mi mente,
silencioso
deja su libro de pisadas
en mi vientre
sacude una cola de todas las banderas juntas
y vuelve insoportable
el murmullo de la noche que se vuelca
lentamente por el techo de la casa,
que recorre despacito el canal de las baldosas
con su vino frío hasta las lágrimas.

Un zorro de barro
con su corona de lunas subterráneas

vaga por mi cuarto,

me mira fijo fijo.

Viene a darme las buenas noches
para que no pueda dormirme.

3 comentarios:

mariana delgado sáenz dijo...

Eunice Odio?

colorprimario dijo...

Alucinógeno y entrañable.

Y pictórico.

Dahlia dijo...

Necesito que vuelvan tus plumas letras.